web analytics

A la búsqueda del regalo perfecto

Se acercan las navidades y con ella las comidas infinitas, la ilusión por hacernos millonarios, los centros comerciales abarrotados, los kilos de más, las burbujas de Freixenet, las buenas intenciones y un sinfín de aderezos que acompañan estas fiestas de por sí excesivas.

Debo reconocer que muy a pesar de estos hábitos navideños tan repetitivos, a mí las navidades me gustan. Quizá sea por mi capacidad de ensoñación que aún me hace creer en reyes magos, vengan o no de oriente, o por mi gula excesiva que me hace imaginar los próximos manjares navideños, pero lo cierto es que para mí las navidades siguen siendo una fiesta de referencia en mi calendario festivo. Incluso las compras de regalos me resultan entretenidas, aunque mi tarjeta de crédito no diga lo mismo.

Eso sí, yo soy de las que pienso que hay que buscar el regalo adecuado para cada personalidad, aunque requiere un enorme esfuerzo psicológico y no se puede ni se debe regalar la corbata al hippie, ni el perro o la flauta al pijo… Sin embargo debo ser una excepción, pues es bien sabido que para una inmensa mayoría de la población las compras navideñas resultan un rompedero de cabeza, hartos de dar a la neurona en busca del regalo perfecto con el que impresionar a la novio/a, marido, suegra o primo lejano.

Pues bien, en el zoco loco nos hemos propuesto ayudar a esas  neuronas vagas que no quieren pensar en la próxima compra navideña, y por eso, os iremos, trayendo en forma de post aquellas ideas diferentes, insólitas, únicas con las que sorprender.

En esta ocasión les llega el turno a los amantes de los animales marinos y para los que tengáis en casa alguien apasionado a la fauna marina os propongo el siguiente regalo:

¿Qué os parece un bono para ejercer de entrenador por un día en el oceanográfico de Valencia?: Pasar un día  en la zona reservada para cuidadores y descubrir todos los detalles de la vida de estos magníficos animales marinos. El primer paso será vestirse como un verdadero entrenador, preparar su comida, participar en su entrenamiento diario y conocer las técnicas empleadas con cada animal, así como interpretar sus movimientos y sonidos.

Si quieres vivir o regalar esta experiencia inolvidable, sólo tienes que reservar llamando al 902 100 031 cualquier día del año (con una semana de antelación ). El precio de Entrenador por un día en 2012 es de 250€ por persona. El precio incluye comida en el restaurante Océanos, visita libre al Oceanográfico tras la realización de la actividad, y además, te llevarás el uniforme de entrenador, el diploma de participación y un cd con fotos de recuerdo de tu participación en la actividad.

Sin duda el regalo perfecto para sorprender a los amantes de la fauna marina, aunque eso sí, un poco caro.

Más información

Entradas Relacionadas:

Escribe un comentario