web analytics

Borobudur: el Templo Budista más grande del mundo

La historia del Borobudur está repleta de misterio y de enigmas, lo que ha hecho que este grandioso monumento budista se asociara durante mucho tiempo a la superstición y la mala suerte. El Borobudur, es el monumento budista más grande del mundo, y durante siglos permaneció abandonado y oculto por capas de ceniza volcánica y frondosa vegetación, sin que nadie pudiera acceder a él, ni tan siquiera saber de su existencia. Sólo los nativos eran sabedores de que, en mitad de la jungla cercana a la aldea de Bumisegoro, en la Isla de Java, Indonesia, se encontraba uno de los monumentos más impresionantes de la humanidad, lo que rodeó la imagen del Borobudur de una aureola de misterio y superstición durante largos años.

La razón del abandono de este templo budista, antiguo lugar de peregrinación,  es otro de sus grandes misterios. A fecha de hoy no se sabe con certeza por qué fue abandonado a su suerte en mitad de la jungla javanesa. Se barajan dos posibles hipótesis:  una suposición sostiene que el templo fue abandonado debido a que gran parte de la población fue convertida al Islam durante el siglo XV. Otra teoría se basa en la hambruna provocada por una erupción volcánica, (aproximadamente en el año 1006) que obligó a sus habitantes a abandonar sus tierras y dejar así el monumento oculto entre capas de ceniza y vegetación.

Su descubrimiento llegó de la mano de un inglés, Sir Thomas Stamford Raffles, durante el periodo en que la isla de Java estuvo bajo administración británica entre los años 1811 y 1816. Sir Thomas era el gobernador general de la isla y se dice de él que era un gran coleccionista de antigüedades y tomaba nota con gran interés de toda la información recibida por parte de los nativos durante sus expediciones. Precisamente en uno de sus viajes, en 1814 se le informó sobre la existencia de un magnífico y enigmático monumento que permanecía escondido en medio de la jungla javanesa. Movido por su interés envió al  ingeniero holandés H.C. Cornellius para que investigara el lugar del que tan misteriosamente hablaban los habitantes locales. Durante dos meses, Cornellius y sus 200 hombres cortaron árboles, quemaron vegetación y se adentraron en la jungla, hasta dar con el hallazgo más impresionante que jamás pudieran imaginar: el templo Borobudur.

De su origen y construcción no hay ninguna evidencia escrita.  El período de construcción se estimó comparando los relieves esculpidos en la base del templo y las inscripciones utilizadas comúnmente entre los siglos octavo y noveno, por lo que se cree que el Borobudur fue fundado aproximadamente en el año 800, durando su construcción unos 80 años.

Poco o nada más se sabe de él, tan sólo que fue un centro de peregrinación budista. En sus piedras están talladas numerosas historias, cada fila cuenta una historia distinta y esta es la razón por la que cada piso debe ser recorrido siguiendo las agujas del reloj, para entender la historia completa desde su inicio hasta su fin.

Como podéis ver, la historia de la humanidad es sin duda sorprendente, mágica y cautivadora.

¿Habrá algo más bonito que viajar a través de ella?

Próximamente el zoco loco en el Borobudur….

Entradas Relacionadas:

Escribe un comentario