web analytics

El Poder de una Emoción

Recientemente me he apuntado a un curso de marketing internacional quizá esperando poder exportar algún día algún producto nacional, (made in Spain), a uno de estos países que según dicen los expertos están emergiendo, aunque no sepamos muy bien de dónde emergen.

Con la que está cayendo por territorio nacional, habrá que salir corriendo a vender jamón de Jabugo, morcilla Matachana o fabada asturiana. Cada cual que venda lo que se le antoje más apetecible según su paladar, pues lo importante es vender, aunque sea el alma al diablo.

Así que en estas labores tan didácticas he estado gastando mis últimas dos semanas. Ya veis que el saber nunca ocupa lugar, pero lo que sí ocupa es tiempo, y de esto pueden dar fe mis vecinos con los exabruptos nocturnos que escupía por la boca cuando llegaba a casa a las 22:30 de la noche.

Ahora que, echando la vista atrás, y una vez que he podido lamentarme de mi falta de tiempo y ejercitar mi derecho al pataleo ante vosotros mis fieles seguidores de este blog, tengo que reconocer que lo de apuntarme al curso no fue tan mala idea. Al fin y al cabo, aprender a vender nunca viene mal, pues el mismo acto de vivir es vender. ¿Acaso hay alguien que no haya salido a la calle alguna vez, convencido del “yo sí que valgo” intentando hacer marketing de sí mismo, ya sea en búsqueda de amistad, amor, o trabajo…?

Vamos, que la vida es venta, y aunque Calderón de la Barca diga que la vida es sueño, hasta los sueños se compran.

Pero la pregunta está clara, ¿sabemos realmente vender?. Si bien es cierto que en esto del marketing hay fórmulas a patadas, todas ellas parecen converger en una clara conclusión: vende el que emociona. Pues aunque nos creamos seres racionales y estemos convencidos de que nuestras decisiones de compra están dominadas por la lógica, parece que las nuevas tendencias del marketing nos dicen lo contrario. Según algunos estudios entre el 70% y el 80% de las decisiones de compra se toman de forma inconsciente y están dominadas por las emociones. Esto ha dado lugar a toda una nueva tendencia en el mundo del marketing denominada neuromarketing o marketing emocional, que ya muchas marcas ponen en práctica.

En otras palabras compramos más aquel producto que nos llega al corazón antes que a la mente.

Por tanto, mis queridos seguidores, debemos de poner en práctica todas estas teorías si queremos triunfar en la vida. Debemos desterrar el miedo a  expresar aquello que sentimos, pues además de saludable, parece que está de moda. Así que este fin de semana emociónense todo lo que puedan, den rienda suelta al sentimiento, cuanto más mejor, pues siempre es bueno sentir todo lo que se dice y más aún decir todo lo que siente.

Entradas Relacionadas:

  • No hay Entradas Relacionadas

Escribe un comentario