web analytics

La Nueva Era de la Comunicación

El Zoco loco vuelve tras una parada de dos semanas, por lo que me siento en la obligación de comenzar este post con una justificación a mi falta de actividad.

Cuando decidí lanzarme a la aventura de escribir un blog, varias voces ya me pusieron sobre aviso de la dificultad de encontrar temáticas para poder mantener viva y actualizada la página. Y obviamente no andaban desencaminadas, puesto que es cierto que a veces la inspiración flojea y una tiene verdaderas dificultades para decidir cuál podría ser el siguiente tema sobre el que centrar el siguiente post. Llegado este punto, yo podría argumentar esta razón para poder justificar dignamente la sequía de entradas en mi blog o bien podría utilizar argumentos tales como la falta de tiempo, el exceso de trabajo, la agenda apretada…desgraciadamente ninguna de ellas sería justa, porque en mi caso la verdadera y única razón es mucho menos glamurosa que todo esto, se debe simplemente a que me he comprado un nuevo portátil y he estado sumergida en Internet.

Quien me iba a decir a mí, que yo, defensora de lo humano frente a lo tecnológico, de la conversación de café frente a la conversación de chat, que yo, que sigo sin entender la mayor parte de los artilugios que tengo en casa, podría llegar a engancharme a este nuevo mundo, (nuevo para mí obviamente), que es Internet y no solo engancharme, sino convertirme en una firme defensora del mismo. Menos mal que errar es de humanos y rectificar de sabios, porque debo reconocer que en lo que se refiere a Internet tengo mucho de lo que rectificar y he decidido aprovechar este post para hacerlo.

Quizá los mayas con su profecía sobre el fin del mundo deberían haber sido más explícitos y dejar claro que el temido fin del mundo no era más que el comienzo de uno nuevo, que sin duda ha llegado y lo ha hecho de la mano de Internet y las redes sociales.

La hipótesis del comienzo de un nuevo mundo quedó plenamente confirmada por mí hace apenas unas semanas, cuando entré en mi cuenta de Facebook y observé una cosa que me dejaría boquiabierta, con los pelos de punta y sin palabras: ¡un comentario de mi madre en Facebook! En ese justo momento una cosa me quedó clara: si mi madre está en Facebook, me dije, no hay duda de que una nueva era ha comenzado.

Y vaya si lo ha hecho. Yo diría que Internet, y más en concreto las redes sociales, han marcado un antes y un después en la comunicación humana. Ya nada volverá a ser lo mismo, queramos o no, puesto que se está produciendo, sin apenas darnos cuenta, un cambio en la conciencia humana y en la manera de comunicarnos.

Si me hubieran preguntado por este cambio en la comunicación hace un año, hubiera puesto el grito en el cielo y  no me hubiera cortado en todo tipo de descalificaciones hacia esta nueva vía de comunicación, puesto que a mi entender, con las nuevas tecnologías se ponen en riesgo las cosas más auténticas: conversaciones de café, observar la mirada de las personas con las que hablas, dedicar tiempo a conversar… y es que nadie me puede negar que la mayor parte de los cambios tecnológicos que se han producido nos han hecho avanzar en muchas cosas, pero también nos han hecho retroceder en otras.

En un principio Internet y con él las redes sociales, se presentaba como una más de estas nuevas tecnologías que contribuiría al avance tecnológico del ser humano y, desde ese punto de vista, yo tenía mis serías dudas sobre la utilidad de las mismas.

Pero he de reconocer, que una vez más me he equivocado, puesto que a mi modo de ver las redes sociales han contribuido a una cosa milagrosa en la sociedad que hacía tiempo que no sucedía: humanizar la comunicación.

¿Por qué digo esto?. Muy simple. Todos sabemos que este mundo tiene dueño, y aunque nos hagan creer que todos somos importantes y todos tenemos voz y voto, (al menos en el mundo democrático), la realidad es bastante diferente, puesto que los políticos, las grandes marcas, las grandes fortunas, las grandes monarquías, son sin lugar a dudas los verdaderos amos de este mundo. Eso sí, nos tranquilizan con aquello de usted no se preocupe, pues vive en democracia, lo cual le garantiza poder ejercer el derecho de marcar una cruz en una casilla cada ciertos años, lo que no está nada mal, pero resulta insuficiente, porque nadie me puede negar que el derecho al voto es una cosa y el tener voz y voto es otra.

Yo, señor político o millonario de turno, lo que quiero verdaderamente y supongo que como yo muchos otros ciudadanos, es además de marcar la cruz, poder expresar mis opiniones en un lugar donde puedan ser escuchadas. O lo que es lo mismo: yo marco la cruz, pero ahora usted, señor político, me va a oír, porque además de voto tengo voz. Y en esto tenemos mucho que agradecer a las redes sociales, puesto que  se han constituido como el mayor amplificador de la voz de la ciudadanía. Y esto se nota y mucho.

Ahora a las grandes marcas, a los políticos, a las grandes personalidades, les importa lo que gente como tú y como yo pueda pensar y difundir a través de las redes sociales y se gastan su dinero en contratar a los mejores Comunity manager que puedan mantener a la marea social contenta.

Con la llegada del poder de las redes sociales se acabó el marketing “pijo”, se acabó la venta con traje de corbata, se acabó el mantener contentos a las altas esferas, (políticos, millonarios…), no ahora, lo que de verdad importa es tu opinión y la mía, y nuestro poder de difusión de la misma a través de las redes sociales. Parece que en España además sabemos mucho de todo esto, pues según un último estudio, somos junto con Estados Unidos y el Reino Unido, los países que encabezan la lista de mayor uso de las redes sociales entre los internautas mundiales.

Sin duda una nueva era ha comenzado, en la que la comunicación ya no entiende de clases sociales, ni de títulos nobiliarios, una comunicación mucho más humanizada y en la que todos nos tratamos de tú a tú. De nosotros depende que sepamos hacer un buen uso de estas nuevas tecnologías, de una manera justa, moral y responsable, pues parece que en nuestras manos, o mejor dicho, en nuestros teclados tenemos el poder.

Entradas Relacionadas:

  • No hay Entradas Relacionadas
Categorias: Reflexiones

2 Comentarios

  • Anonymous dice:

    Efectivamente, vivimos nuevos tiempos, la era de la tecnología informática. Desde la década de los setenta hasta hoy, el cambio ha sido muy fuerte. Hoy en día los niños nacen con un blacberry, ipod o una laptop debajo del brazo. Miren como los niños y jóvenes de hoy mueven sus dedos para chatear. Van de visita ante sus amigos, pero no conversar con ellos, en vez de eso están chateando con otra persona distinta. Este cambio teológico, seguramente traerá muchos otros cambios, habrá que estar pendientes de esos cambios para sacar mayor provecho.

    Atte,

    Eloy Churata

    • Silvinagreta dice:

      Hola Eloy, no sabes la ilusión que me ha hecho ven un comentario en el Zoco loco. Gracias.
      Tienes mucha razón, ya nada es igual ¿verdad?. Las nuevas tecnologías vienen pegando fuerte y es en los niños, efectivamente, donde más se aprecia este cambio. A los que no somos tan niños no nos queda otra que ir adaptándonos como podemos, porque lo peor que podemos hacer es quedarnos fuera.
      Besos y gracias por tu comentario

Escribe un comentario