web analytics

Las cocinas clandestinas

Citas gastronómicas a ciegas aderezadas con un toque de misterio e incertidumbre. Esa es la receta principal de las cocinas clandestinas, una nueva e innovadora manera de compartir mantel que se está poniendo muy de moda.

La idea es ingeniosa, no me lo podéis negar. Un limitado número de personas que no se conocen entre ellas se reúnen a una hora, en una dirección concreta y con tan solo una contraseña como identificación. El objetivo no es otro que degustar un menú secreto, preparado en una casa anfitriona, y compartir con desconocidos su pasión por la  gastronomía, de una manera, cuanto menos, casera.

Las cocinas clandestinas encienden sus fogones de vez en cuando y difunden sus convocatorias por internet o con cierto secretismo.

Lo cierto es que, quien esté dispuesto a probar esta curiosa iniciativa, solo debe apuntarse a cualquiera de las convocatorias que se organizan y si tiene suerte será uno de los seis u ocho comensales que podrán degustar el menú elaborado por su anfitrión y compartir la experiencia con el resto de participantes, todo ello en un ambiente de cierto misterio.

En Madrid existen varias iniciativas de cocina clandestina,  entre ellas la organizada por Anilú, una peruana de Lima afincada en Madrid que, a través de su página web “la cocina clandestina”, convoca mensualmente cenas clandestinas y abre las puertas de su casa a los afortunados seleccionados.

Por cierto, para quienes estéis interesados en esta innovadora experiencia os informo que el próximo evento será en junio y en breve será publicada la convocatoria en la página web. En este caso podréis degustar cocina Nikkei, que es una fusión peruano-japonesa.

El menú preparado es cerrado y secreto y está compuesto por un cóctel de bienvenida, aperitivo, entrante, entreplato, plato de fondo, postre, café/té y ‘petit fours’. Durante la cena se prueban tres vinos seleccionados específicamente para cada menú.

Para anotarse solo tenéis que enviar un mail una vez publicada la convocatoria del mes. Entre todos los participantes se sortean ocho plazas.  Una vez confirmada la reserva se recibe la dirección del evento, y -como toda actividad clandestina que se precie- la contraseña que abre la puerta.

Ahora bien, si os estáis preguntando si son cenas gratuitas la respuesta es no, puesto que se debe entregar una donación para cubrir el coste de los ingredientes y el tiempo y dedicación de preparación, (que en el caso del ejemplo anterior son 50 euros, lo cual no está nada mal).

Así que si sois de los que os gustan las nuevas experiencias, disfrutar de una comida sensual, multicultural y sobre todo conocer gente, las cocinas clandestinas os encantarán.

Yo ya me he apuntado….

Entradas Relacionadas:

Escribe un comentario