web analytics

Mis diez razones para visitar Washington

Estas son mis diez razones por las que un viaje a Washington puede ser una buena opción, sobre todo ahora en Otoño o Invierno, que es cuando más bonita está la ciudad. Os parecerán cosas quizá curiosas, igual poco reseñables algunas, pero es que yo no soy una gran amante de las grandes ciudades y en concreto Washington me parece una ciudad un poco fría, distante. Así que, aunque reconozco que tiene edificios señoriales y desde un punto de vista arquitectónico bonitos, a mí esta ciudad no me acaba de llegar. Por eso habrá muchas cosas que echéis en falta en mi lista.

Otro punto que no he incluido en esta lista son todas las referencias a los monumentos de guerras, soldados, héroes de guerra, etc, etc… que en mi modesta opinión es algo que me llegó a saturar muchísimo de esta ciudad. Así que no lo he incluido.

Pero ojo, esto no deja de ser una mera opinión, con la que por supuesto podéis no estar de acuerdo, en absoluto.

No me enrollo más, aquí os dejo MIS diez motivos por los que yo recomendaría ir a Washington:

 

1. El barrio de Georgetown y sus coloridas casas

De lo más bonito de la ciudad. Es el barrio “pijo” de Washington y está lleno de casitas de colores simplemente preciosas, (aunque quisiera saber cuánto vale cada “casita” de esas). La universidad de Georgtown merece también visita.

 

2. Ver la Casa Blanca en la realidad y no en el telediario

Bueno, qué queréis que os diga, a mí me hizo ilusión. Llamadme friki, pero me pareció curioso ver la Casa Blanca en vivo y en directo. Me llamó la atención lo céntrica que está.


3. Visitar la vieja ciudad de Alexandría

Lo que más me gustó sin duda. La vieja ciudad de Alexandría está fuera de D.C., en los alrededores de Washington, pero se llega en metro. Me encanto su aire bohemio, melancólico… casi depresivo.

 

4. Tapear en el restaurante del famoso chef español José Andrés

Hombre, pues irte a Washington y poder cenar de tapas es todo un acontecimiento.  Aunque bueno, no hay color con una tapa española. Pero como curiosidad está bien. Por cierto, el restaurante se llama el Jaleo.

 

5. Sus maravillosos colores otoñales

Los colores otoñales de la ciudad son impresionantes. Merece la pena pasear por sus parques.

 

6. Las cafeteras en las habitaciones de hotel

Un detalle que yo agradezco y es que la cultura americana es muy cafetera. En todas las habitaciones de hotel no falta la cafetera, con sus cápsulas de café para que te tomes tantos cafés como quieras y gratis.

 

 

7. Ver el Capitolio en directo

Otra curiosidad. Tan acostumbrada a verlo en la tele que me llamaba la atención ver el Capitolio en directo. Aunque tengo que decir que no me sorprendió como la Casa Blanca, es tal cual lo imaginaba.

 

8. Los food truck

La cultura americana no es que destaque por su gastronomía, pero en esto de la comida callejera nos llevan una buena delantera. Me encantaba la hora del café y ver a todos los ejecutivos salir de sus oficinas y hacer cola en estos peculiares restaurante móviles.

9. Sentirme como en una película

¿Os suena la imagen?… pues sí, aquí se grabó una mítica escena de Forrest Gump. Se trata del National Mall

 

10. Los escaparates de algunas tiendas

Algunos me parecían de cuento de muñecas. La verdad, que todos los detalles muy cuidados.

 

 

 

 

 

Entradas Relacionadas:

Escribe un comentario