web analytics
entradas destacadas
Mis diez razones para visitar Washington

Mis diez razones para visitar Washington

Estas son mis diez razones por las que un viaje a Washington puede ser una buena opción, sobre todo ahora en Otoño o Invierno, que es cuando más bonita está la ciudad. Os parecerán cosas quizá curiosas, igual poco reseñables algunas, pero es que yo no soy una gran amante de las grandes ciudades y en concreto Washington me parece ...

Mis diez razones para visitar Bali

Mis diez razones para visitar Bali

Debería comenzar de nuevo con mi blog viajero, que llevo una temporada venga darle a los fogones, (en mi otro blog, "las recetas del zocoloco"), y en ocasiones me entra una morriña viajera que no veas. ¡Qué ganas de nuevos paisajes y de nuevas culturas!. Pero estoy perezosa con esto de la tecla, sí lo reconozco, lo de escribir me da ...

Amanece en el desierto

Amanece en el desierto

Y cuando la noche se acerca intento coger el último rayo de sol y no soltarlo, como si no fuera a haber otros, como si la luna fuera eterna y yo estuviera condenada a la oscuridad más negra. Pero al final comprendo que el sol es el único que no descansa y siempre, siempre, vuelve a haber un nuevo amanecer...

Para endulzar el principio del año: receta de donuts caseros

Para endulzar el principio del año: receta de donuts caseros

Comenzamos el año con una receta muy, pero muy dulce, donuts caseros. Aquí van los ingredientes: Para la masa: 500 gr de harina (200 gr de harina de trigo normal y 300 gr de harina de trigo de fuerza. Podéis hacerlo también con 500 gr de harina normal) 5 gr de sal 100 gr de azúcar blanco 230 ml de leche templada 40 gr de levadura ...

Flores de crema de manzana y almendra, (ñam, ñam…)

Flores de crema de manzana y almendra, (ñam, ñam...)

Se nota que estamos en navidad y no paramos de cocinar y de comer. Y para muestra, esta fácil receta de flores de crema de manzana y almendra, que dejarán con la boca abierta a vuestros invitados y a vosotros con la cocina bastante limpia, porque no son nada complicadas. Aquí vamos con los ingredientes: Para la crema de manzana: 2 manzanas ...

Acompaña al zocoloco en su cena bereber en mitad del desierto del Sáhara

Acompaña al zocoloco en su cena bereber en mitad del desierto del Sáhara

Aquí os dejo el video de nuestra cena bereber en pleno desierto del Sáhara. De menú: ensalada bereber y tajin. Buenísimo.

Acompaña al zocoloco en su viaje por el desierto del Sáhara: cómo es un campamento bereber por dentro

Acompaña al zocoloco en su viaje por el desierto del Sáhara: cómo es un campamento bereber por dentro

Mis queridos amigos del zocoloco, aquí os dejo el primer video de mi última aventura por el desierto del Sáhara. En esta ocasión os muestro cómo es un campamento bereber en mitad del desierto. Disfrutarlo, que me ha costado mucho sudor grabarlo...

Doce cosas que no debes perderte en Yogyakarta (Indonesia-Java)

Doce cosas que no debes perderte en Yogyakarta (Indonesia-Java)

Yoguiakarta es una de las ciudades más visitadas situada al sur de la isla Indonesia de Java. En contraposición con su capital Jakarta, ciudad horrorosa donde las haya, núcleo industrial y financiero, Yogyakarta  más conocida como Yogya, es su centro cultural y espiritual. Llena de contrastes, de tradiciones, es el mejor punto de partida para conocer la isla, sus costumbres ...

Jaisalmer: la ciudad dorada de la India

Jaisalmer: la ciudad dorada de la India

Viajar a Jaisalmer requiere sin duda voluntad por parte del viajero. Alejada de las habituales rutas turísticas de la India, Jaisalmer no aparece fácilmente en el mapa, pues es una de esas ciudades que no se encuentran, sino que se buscan y cuando por fin aparecen te anestesian los dolores del cuerpo, el cansancio del viaje y las penas del ...

Cronica de un viaje al Delta del Sine Saloum, Senegal

Cronica de un viaje al Delta del Sine Saloum, Senegal

La crónica del Delta del Sine Saloum comienza, como no puede ser de otra manera en África, con un viaje infernal, de esos que ponen a prueba la resistencia del viajero y que a mitad de camino hacen que uno ya no sepa si tiene ganas de ir o de quedarse. Y es que precisamente uno de los puntos débiles de ...

¿Tú viajas o “turisteas”?

¿Tú viajas o turisteas?

Hace tiempo que me vengo diciendo a mí misma, a modo de acoso a mi conciencia,  que tengo que escribir un post sobre Cerdeña, pues mis últimas vacaciones de verano fueron precisamente en esta isla, y me vine cargada de fotos, videos y todo tipo de material multimedia más que suficiente para llenar no una, sino varias entradas para el ...

La historia de una peruana en Asturias…

La historia de una peruana en Asturias...

Son aproximadamente las 2 de la tarde y nos acercamos a nuestra cita con una de las seguidoras del zoco loco. ¿El lugar?: su casa en Gijón, Asturias. Picamos a la puerta y enseguida nos recibe dispuesta a concedernos este primer encuentro entre el zoco loco y una de sus seguidoras. La decoración de la casa delata inmediatamente el origen ...

Un recorrido por el desierto del Thar, en India

Un recorrido por el desierto del Thar, en India

En los viajes que uno va realizando a lo largo de la vida siempre van quedando lugares especiales que por extrañas razones van dejando poso en la memoria. El resto se van diluyendo con el tiempo e inevitablemente, aunque uno quiera retenerlos, se escabullen hasta perderse de por vida. Uno de estos lugares especiales, de los que dejan huella, fue para ...

Hoy bajamos al moro….

Hoy bajamos al moro....

Esta mítica frase que da nombre a un película española de Fernando Colomo, por todos los españoles conocida, se utiliza además en España para hacer referencia a alguien que viaja a Marruecos para comercializar con hachís. Pues hoy, queridos seguidores, quiero invitaros a que bajéis conmigo al moro, pero tranquilos porque no os estoy ofreciendo nada ilegal. Simplemente quiero llevaros a conocer ...

Ganges, el rio de la vida y la muerte….

Ganges, el rio de la vida y la muerte....

Hay dos cosas en la India que a mí me impresionaron sobremanera: una es el Taj Mahal, del que ya os hablé en un post anterior, y la otra es el río Ganges, rio sagrado de los hindús. Pero muchos os preguntaréis qué puede tener un río que llegue a impresionar de tal manera. Pues bien, lo único que os ...


Pura Ulun Danu, el templo sobre las aguas-Bali (videoflash)

Tal y como os prometí en el último post comenzamos a hacer un recorrido por los templos balineses. Y lo hacemos a través de este videoflash, (ya sabéis videoflash=videos de menos de 2 minutos, sin editar, con el sonido original). En esta ocasión visitamos el templo Pura Ulun Danu, uno de los templos más llamativos de Bali, sobre todo por su localización.

Fue construido en el siglo XVII y su peculiar localización sobre el lago Bratan lo hacen uno de los templos más bonitos de la isla. Ulan Danu está dedicado a Dewi Danu, diosa del agua, y es lugar de peregrinación sobre todo de campesinos, que acuden a él a pedir agua para sus cultivos.


Bali, mucho más que playas surferas

A cualquier persona a quién le hables de la Isla de Bali lo primero que se le vendrá a la mente serán playas paradisiacas, aguas cristalinas y peces de colores. Sin embargo, el que haya estado en esta isla, sabe perfectamente que Bali no es eso. Esto no quiere decir que no tenga playas  bonitas, pero debemos eliminar de nuestra mente ese estereotipo de postal en el que nos imaginamos Bali como el súmmun de las playas con palmeras y cocoteros, arrecifes coralinos y aguas esmeralda. Eso no existe en Bali, lo siento. De hecho, yo nunca escogería Bali como destino playero, más allá de los aficionados al surf que sí pueden encontrar en esta isla lo que están buscando: buenas olas.

Aclarado este punto, tengo que decir que Bali tampoco necesita cocoteros ni playas infinitas, le basta y le sobra con lo que tiene para convertirse en un destino apasionante. Muchas son las cosas que ofrece esta isla al turista, que poco a poco iremos desgranando en este blog, pero entre todas ellas hay una que quizá sea la más emblemática: los templos. Sí, como lo oyes, Bali es la isla de los templos, o también conocida como la isla de los dioses.

A pesar de su escaso tamaño en Bali se pueden encontrar más de 10.000 templos. Hay templos en cada pueblo, altares en cada casa y ofrendas en cada esquina. Los templos públicos, en balinés se denominan “pura” que en sánscrito significa “espacio rodeado por un muro”.

Casi todos los pueblos tienen al menos tres templos: el pura puseh, dedicado a los fundadores del pueblo, el pura desa, dedicado a los espíritus que protegen la comunidad local en su vida diaria y el pura dale, el templo de los muertos.

Los templos balineses tienen tres zonas: la más alta y sagrada está dedicada a los dioses que habitan en los cielos (swash); la del medio representa el mundo de los hombres (buwah) y la parte inferior es el inframundo donde viven los seres malignos (buhr).

La religión está presente en cada esquina, en cada calle, en cada casa y no será raro ver a los balineses realizando ofrendas diarias a los dioses. Simplemente Bali rezuma espiritualidad. Los balineses veneran a los mismos dioses que los hindúes de la India, (la trinidad de Brahma, Siva y Visnu), pero en la vida diaria tienen más relevancia otros dioses y espíritus puramente balineses.

 Bali tiene personalidad propia en lo que a religión se refiere, pues cuando el hinduismo de los Majpahit de la India llegó a Bali, las nuevas influencias sólo lograron superponerse a las ya existentes, ricas en creencias propias fuertemente arraigadas.  Por eso podemos decir que el hinduismo balines es una mezcla del hinduismo de la India con las creencias locales, sobre todo, animistas, aunque con la misma fuerza espiritual.

Los balineses viven en la creencia de que los espíritus están en todas partes. Los buenos espíritus viven en las montañas y traen prosperidad, mientras que los malos acechan en los bosques y las playas desiertas y los demonios acechan bajo el mar. Cada mañana, los balineses acuden a los templos para realizar sus ofrendas a los espíritus buenos, al tiempo que en las aceras y delante de sus casas colocan otras ofrendas para calmar a los espíritus malignos.

Dioses, demonios y espíritus malignos forman parte de un mismo todo espiritual que marca la vida cotidiana de los balineses. Bali es, por encima de cualquier otra cosa, sinónimo de espiritualidad.

Acompáñanos en este viaje apasionante por la cultura balinesa, a través de sus dioses, sus templos más emblemáticos y sus creencias….
Próximamente en el zocoloco….


Doce cosas que no debes perderte en Yogyakarta (Indonesia-Java)

Yoguiakarta es una de las ciudades más visitadas situada al sur de la isla Indonesia de Java. En contraposición con su capital Jakarta, ciudad horrorosa donde las haya, núcleo industrial y financiero, Yogyakarta  más conocida como Yogya, es su centro cultural y espiritual. Llena de contrastes, de tradiciones, es el mejor punto de partida para conocer la isla, sus costumbres y sus gentes. Perderse en esta ciudad javanesa esconde varios placeres que no debemos perder. Aquí va mi selección de doce razones por las que hacer una parada obligada en esta ciudad:

1.    Perderse en Becak por sus calles

El Becak es uno de los transportes más característicos de cualquier país asiático, que podría equivaler al taxi occidental, aunque bastante más rudimentario. Denominado  tuk-tuk en algunos países o rickshaw en otros, es la forma de transporte ideal en esta ciudad. Se trata de un pequeño carrito para dos plazas que es movido por una bicicleta conducida por una persona. Uno de los placeres que esconde Yogyakarta es perderse entre sus calles tumultuosas paseando en Becak, dejándose sorprender por la multitud de estímulos que rodean al viajero. No importa el destino, pasear en Becak se convertirá en uno de los entretenimientos más divertidos de la ciudad, una vez que hayamos sido capaces de negociar un precio justo con su conductor. Yogyakarta tiene calles encantadoras, con un marcado estilo oriental, que os fascinarán a vuestro paso en Becak.

2.    Pasear por la noche por Malioboro

Malioboro es la calle principal de Yogyakarta, repleta de tiendas, es un mercado callejero al más puro estilo asiático, donde podremos encontrar prácticamente de todo a precios de ganga si somos habilidosos en el regateo, en medio de un caos generalizado. Por el día es una calle tumultuosa llena de coches, motos, becaks, tiendas y tenderos intentando vender su mercancía a cualquier precio. Para mí su verdadero encanto se despliega por la noche, cuando podremos comprobar que la ciudad sigue más viva y más auténtica que nunca, y son muchos los Indonesios que cenan en la calle en los característicos puestos de comida callejeros que se despliegan a ambos lados de la avenida, a la luz de los fogones.

3.    Comer en un Warung

Asía no sería la misma sin los puestos de comida callejera, sin lugar a dudas una seña de identidad del continente e Indonesia no iba a ser menos. Los puestos de comida callejera en Indonesia se denominan Warung y hay infinidad de ellos en todas las calles, a cualquier hora del día, donde por un precio casi ridículo podremos saborear la comida más tradicional. Raro es el indonesio que no come en estos puestos en la calle, (son tan baratos que a ningún local le compensa cocinar), así que si eres un poco escrupuloso haz de tripas corazón para no perderte esta experiencia tan auténtica y genuina que te hará sentir como un verdadero javanés.

4.    Tomar un coctel en la terraza del Hotel Ibis al anochecer

Del hotel Ibis ya di sobrada cuenta en un post anterior que os invito a releer. Y aunque suene repetitivo, no puedo dejar de recomendaros que os paséis al anochecer por la terraza del  último piso de este céntrico hotel, donde podréis disfrutar de un delicioso coctel con actuación en directo y contemplando una de las vistas nocturnas más increíbles de la ciudad. Irrepetible.

5.    Perderse buscando el Taman Sari

El Taman Sari (o castillo del agua) es uno de los complejos palaciegos utilizado por el sultán en su día como zona recreativa de palacios, estanques y canales. En sí mismo el Tamán Sari no tiene nada reseñable que ver, se trata de un complejo casi en ruinas que apenas tiene restaurada la zona de los estanques para el baño. Pero el verdadero placer se esconde buscando el Taman Sari, pues para alcanzar sus instalaciones, tendréis que atravesar caminando un barrio de casas y calles laberínticas, entre las que os encontraréis perdidos cuando menos os deis cuenta. Pero que no cunda el pánico, nunca sentirse perdido fue una experiencia tan gratificante. Caminad disfrutando del paseo, contemplando la auténtica vida indonesia desde dentro y  disfrutando de la compañía de los niños que enseguida os saldrán al paso. Los ojos se os escaparán curiosos por las ventanas de las casas para contemplar cómo es un día cualquiera en un hogar javanés.

6.    Comer en el FM Café

Comer en el FM Café es todo un descubrimiento. Pocos sitios ofrecen tanto por tan poco. Ubicado en el zona de Sosrowijayan, este establecimiento con un bonito patio interior, es lugar de encuentro de mochileros, bohemios, solitarios, donde por menos de tres euros podrás degustar, desde un plato tradicional, hasta una exquisita pizza o hamburguesa, acompañado de una cerveza. Los viernes actuación en directo. Si no lo encuentras, la Lonely Planet te llevará, es un clásico.

7.    Callejear por la zona “china” Sosrowijayan

Un par de calles de inspiración china son suficientes para cautivar al viajero  más bohemio en esta zona de Sosrowijayán. Se trata de estrechas callejuelas paralelas, de apenas 1 metro de ancho, casi claustrofóbicas, repletas de cibercafés, hostales de mochileros a precios de ganga, con un cierto aire mugre, pero con encanto, entrecruzadas por calles laberínticas donde podrás perderte y soñar que estás en pleno barrio chino. No dudes en atravesar las calles de un extremo a otro y dejarte sorprender por el devenir de la vida de los Indonesios, mezclada con el ambiente mochilero de adolescentes occidentales en busca de sueños de libertad.

8.    Cenar en la zona de Prawirotaman

Esta zona mucho más refinada que la Sosrowijayan, pero también con un aire bohemio muy característico, es el lugar perfecto para una cena romántica a la luz de una vela. Debemos ir de noche cuando todos los restaurantes encienden sus luces y hacer parada en cualquiera de los establecimientos que se distribuyen a ambos lados de la calle principal, a cual más acogedor y con más encanto. Uno de los establecimientos con más fama de la zona es el Vía-Vía, que es al mismo tiempo agencia de viajes. En el piso superior podremos degustar sus amplios platos en una encantadora terraza, mientras se imparten cursos de cocina indonesia. Si estamos pensando además en contratar alguna excursión al Borobudur, estamos en la zona perfecta, pues por el día está lleno de agencias de viajes que intentan captar al turista rezagado.

9.    Probar el plato tradicional indonesio, el Nasi Goreng

Da igual dónde y cuándo, pero no podremos marcharnos sin haber probado el tradicional plato indonesio de Nasi Goreng (arroz frito). Oportunidades no nos faltarán, pues en todas las cartas es un plato imprescindible.

10.    Alucinar con el mercado de los pájaros

Este lugar no es muy recomendable para los grandes amantes de los animales, pues sufrirán de lo lindo viendo las condiciones de hacinamiento en las que se encuentran. No obstante, una visita nos puede dejar con la boca abierta, pues en este mercado podremos ver los animales más exóticos, lagartos, iguanas, serpientes, pájaros, tortugas…. Eso sí, no es un espectáculo apto para todos los públicos.

11.    Disfrutar de un espectáculo de música tradicional indonesia en el Kratón

El Kratón es el palacio de los sultanes de Yogya, que en sí merece una visita. Pero además, para gozo del turista, en el mismo palacio se organizan espectáculos de danza y música tradicional en el pabellón interior del kratón, incluidos en el precio de la entrada. Hay Gamelan los lunes, martes y jueves, Wayang Golek los miércoles, canto y poseía javanesa los viernes, Wayang Kulit los sábados y danza clásica los domingos.

12.    Contemplar la sonrisa de los indonesios y disfrutar de su alegre carácter

Lo mejor que tiene Yogyakarta y la isla de Java en general, es el alegre carácter de los javaneses que siempre estarán dispuestos a lanzarte una amigable sonrisa. Disfrútalo, es lo mejor del viaje.


Mi recomendación de hotel en Yogyakarta, (Isla de Java): El hotel Ibis Style

Hay lugares en el mundo que te pueden atrapar por su gastronomía, otros por su clima, otros por su gente, por la historia del lugar, hay tantas razones y tan subjetivas para amar u odiar un sitio que la lista podría ser interminable, imposible, indefinida. Pero lo que no es tan frecuente es que un lugar te enamore por un hotel. Y esto es precisamente lo que a mí me sucedió en la ciudad de Yogyakarta, en la isla indonesia de Java.

No me malinterpretéis, no quiero decir con esto que Yogyakarta no tenga otras poderosas razones para ser visitada mucho más allá de un mero alojamiento. Sin lugar a dudas, es una ciudad fascinante que merece visita por muchas causas y a su debido tiempo rendiré cuenta de todas y cada una de ellas.

Pero en el post de hoy quiero hablaros en especial del hotel Ibis Style.  A pocos metros de la calle Malioboro, corazón neurálgico y latente de la ciudad de Yogyakarta, se encuentra el hotel Ibis, un moderno alojamiento, con habitaciones amplias, limpias, coloridas y con todas las comodidades a un precio verdaderamente increíble, (entre 30 y 40 euros la habitación doble, aunque puede que un poco más en temporada alta).

Yo tengo la sana costumbre de comparar precios antes de decidirme a reservar un hotel en una determinada página, así que os aconsejo que antes de reservar,  no este, sino cualquier otro hotel, hagáis uso de la página de Trivago donde os ofrecen el precio de un mismo alojamiento en diferentes páginas de reserva.

El Ibis Style, (ojo con lo de style, porque hay otro hotel Ibis en la ciudad a no mucha distancia),  dispone de todas las infraestructuras necesarias para hacer una estancia agradable: buenas habitaciones, con aire acondicionado, televisión, cafetera, frigorífico y buenos servicios generales, buenos desayunos, bar, etc.

Pero hay dos razones que hacen la estancia no sólo agradable sino especial: la primera de ellas es la amabilidad de su personal que os dejará gratamente sorprendidos y la segunda es su terraza chillout en el último piso, que dispone de piscina, bar y sobre todo unas vistas increíbles de toda la ciudad.

Es habitual que todas las semanas por la noche haya actuación de música en directo y en nuestro caso disfrutamos de la música del grupo Javanés Rhu, (http://www.rhubandjogja.com/), todo un descubrimiento musical cuyo cantante tiene una de las voces más privilegiadas que yo he escuchado en directo.

Todavía recuerdo con cierta melancolía aquellas noches cálidas de verano, en aquella terraza desde la que se dominaba toda la ciudad, completamente iluminada, sentada en uno de los sofás de estilo chillout, a la luz de una vela, y disfrutando de un coctel mientras sonaba de fondo aquel Bed of roses de Bon Jovi que inevitablemente para mí quedará ligado de por vida a esta ciudad.

Todavía hoy, cuando escucho esta canción se me ponen los pelos de punta y mi mente se transporta a aquellos momentos mágicos de una ciudad llamada Yogyakarta, de un país llamado Indonesia y de un hotel llamado Ibis, que nunca olvidaré.

Hay lugares en el mundo que tiene ese poder especial, el de convertir lo efímero en eterno y lo material en espiritual. Así que si pasáis por Yogyakarta no dejéis de alojaros en este hotel, seguro  no os defraudará.

Enlaces relacionados: aquí os dejo la dirección web de la Oficina de Turismo de Indonesia para más información.


Primer capítulo del viaje a Indonesia: Bukit Lawang, un pueblo en la jungla (Video)

Llega el primer capítulo de mi viaje a Indonesia. En esta ocasión viajamos a Bukit Lawang, un pequeño pueblo de Sumatra, situado en plena selva. Recordad que podéis poner el video en HD (720 p- alta definición).

Buen viaje:


Página 3 de 612345Última »