web analytics
entradas destacadas
Mis diez razones para visitar Washington

Mis diez razones para visitar Washington

Estas son mis diez razones por las que un viaje a Washington puede ser una buena opción, sobre todo ahora en Otoño o Invierno, que es cuando más bonita está la ciudad. Os parecerán cosas quizá curiosas, igual poco reseñables algunas, pero es que yo no soy una gran amante de las grandes ciudades y en concreto Washington me parece ...

Mis diez razones para visitar Bali

Mis diez razones para visitar Bali

Debería comenzar de nuevo con mi blog viajero, que llevo una temporada venga darle a los fogones, (en mi otro blog, "las recetas del zocoloco"), y en ocasiones me entra una morriña viajera que no veas. ¡Qué ganas de nuevos paisajes y de nuevas culturas!. Pero estoy perezosa con esto de la tecla, sí lo reconozco, lo de escribir me da ...

Amanece en el desierto

Amanece en el desierto

Y cuando la noche se acerca intento coger el último rayo de sol y no soltarlo, como si no fuera a haber otros, como si la luna fuera eterna y yo estuviera condenada a la oscuridad más negra. Pero al final comprendo que el sol es el único que no descansa y siempre, siempre, vuelve a haber un nuevo amanecer...

Para endulzar el principio del año: receta de donuts caseros

Para endulzar el principio del año: receta de donuts caseros

Comenzamos el año con una receta muy, pero muy dulce, donuts caseros. Aquí van los ingredientes: Para la masa: 500 gr de harina (200 gr de harina de trigo normal y 300 gr de harina de trigo de fuerza. Podéis hacerlo también con 500 gr de harina normal) 5 gr de sal 100 gr de azúcar blanco 230 ml de leche templada 40 gr de levadura ...

Flores de crema de manzana y almendra, (ñam, ñam…)

Flores de crema de manzana y almendra, (ñam, ñam...)

Se nota que estamos en navidad y no paramos de cocinar y de comer. Y para muestra, esta fácil receta de flores de crema de manzana y almendra, que dejarán con la boca abierta a vuestros invitados y a vosotros con la cocina bastante limpia, porque no son nada complicadas. Aquí vamos con los ingredientes: Para la crema de manzana: 2 manzanas ...

Acompaña al zocoloco en su cena bereber en mitad del desierto del Sáhara

Acompaña al zocoloco en su cena bereber en mitad del desierto del Sáhara

Aquí os dejo el video de nuestra cena bereber en pleno desierto del Sáhara. De menú: ensalada bereber y tajin. Buenísimo.

Acompaña al zocoloco en su viaje por el desierto del Sáhara: cómo es un campamento bereber por dentro

Acompaña al zocoloco en su viaje por el desierto del Sáhara: cómo es un campamento bereber por dentro

Mis queridos amigos del zocoloco, aquí os dejo el primer video de mi última aventura por el desierto del Sáhara. En esta ocasión os muestro cómo es un campamento bereber en mitad del desierto. Disfrutarlo, que me ha costado mucho sudor grabarlo...

Doce cosas que no debes perderte en Yogyakarta (Indonesia-Java)

Doce cosas que no debes perderte en Yogyakarta (Indonesia-Java)

Yoguiakarta es una de las ciudades más visitadas situada al sur de la isla Indonesia de Java. En contraposición con su capital Jakarta, ciudad horrorosa donde las haya, núcleo industrial y financiero, Yogyakarta  más conocida como Yogya, es su centro cultural y espiritual. Llena de contrastes, de tradiciones, es el mejor punto de partida para conocer la isla, sus costumbres ...

Jaisalmer: la ciudad dorada de la India

Jaisalmer: la ciudad dorada de la India

Viajar a Jaisalmer requiere sin duda voluntad por parte del viajero. Alejada de las habituales rutas turísticas de la India, Jaisalmer no aparece fácilmente en el mapa, pues es una de esas ciudades que no se encuentran, sino que se buscan y cuando por fin aparecen te anestesian los dolores del cuerpo, el cansancio del viaje y las penas del ...

Cronica de un viaje al Delta del Sine Saloum, Senegal

Cronica de un viaje al Delta del Sine Saloum, Senegal

La crónica del Delta del Sine Saloum comienza, como no puede ser de otra manera en África, con un viaje infernal, de esos que ponen a prueba la resistencia del viajero y que a mitad de camino hacen que uno ya no sepa si tiene ganas de ir o de quedarse. Y es que precisamente uno de los puntos débiles de ...

¿Tú viajas o “turisteas”?

¿Tú viajas o turisteas?

Hace tiempo que me vengo diciendo a mí misma, a modo de acoso a mi conciencia,  que tengo que escribir un post sobre Cerdeña, pues mis últimas vacaciones de verano fueron precisamente en esta isla, y me vine cargada de fotos, videos y todo tipo de material multimedia más que suficiente para llenar no una, sino varias entradas para el ...

La historia de una peruana en Asturias…

La historia de una peruana en Asturias...

Son aproximadamente las 2 de la tarde y nos acercamos a nuestra cita con una de las seguidoras del zoco loco. ¿El lugar?: su casa en Gijón, Asturias. Picamos a la puerta y enseguida nos recibe dispuesta a concedernos este primer encuentro entre el zoco loco y una de sus seguidoras. La decoración de la casa delata inmediatamente el origen ...

Un recorrido por el desierto del Thar, en India

Un recorrido por el desierto del Thar, en India

En los viajes que uno va realizando a lo largo de la vida siempre van quedando lugares especiales que por extrañas razones van dejando poso en la memoria. El resto se van diluyendo con el tiempo e inevitablemente, aunque uno quiera retenerlos, se escabullen hasta perderse de por vida. Uno de estos lugares especiales, de los que dejan huella, fue para ...

Hoy bajamos al moro….

Hoy bajamos al moro....

Esta mítica frase que da nombre a un película española de Fernando Colomo, por todos los españoles conocida, se utiliza además en España para hacer referencia a alguien que viaja a Marruecos para comercializar con hachís. Pues hoy, queridos seguidores, quiero invitaros a que bajéis conmigo al moro, pero tranquilos porque no os estoy ofreciendo nada ilegal. Simplemente quiero llevaros a conocer ...

Ganges, el rio de la vida y la muerte….

Ganges, el rio de la vida y la muerte....

Hay dos cosas en la India que a mí me impresionaron sobremanera: una es el Taj Mahal, del que ya os hablé en un post anterior, y la otra es el río Ganges, rio sagrado de los hindús. Pero muchos os preguntaréis qué puede tener un río que llegue a impresionar de tal manera. Pues bien, lo único que os ...


Cronica de un viaje al Delta del Sine Saloum, Senegal

La crónica del Delta del Sine Saloum comienza, como no puede ser de otra manera en África, con un viaje infernal, de esos que ponen a prueba la resistencia del viajero y que a mitad de camino hacen que uno ya no sepa si tiene ganas de ir o de quedarse.

Y es que precisamente uno de los puntos débiles de África son las infraestructuras para el transporte, que son tan deficientes, que llegar a cualquier destino se acaba convirtiendo en una aventura en sí mismo.

De este viaje hacia el delta ya rendí sobrada cuenta en el post “El duro camino hacia la isla desierta“, con video incluido en el que intenté plasmar nuestra odisea, aunque puedo garantizaros que la realidad fue mil veces peor, con pinchazo incluido, que ni siquiera aparece en el video porque ya se me habían quitado las ganas hasta de grabar.

Como ya os adelanté, el Delta del Sine Saloum está formado por una red de canales de agua entre los que se esconden más de 200 islas, de entre las cuales nosotros habíamos decidido conocer la isla de Dionewar.

Como es habitual en mis viajes, no suelo llevar hoteles reservados, lo que me da mucha libertad para poder adaptar mi viaje a las circunstancias del momento, pero también en algunas ocasiones me juega malas pasadas, como fue este caso.

Poco sabíamos de la isla de Dionewar cuando nos decidimos a conocerla, digamos que fue casi una decisión improvisada en el último momento la que nos llevó a viajar hasta ella. Para poder llegar hasta la isla, el último tramo del viaje lo tienes que hacer en piragua, pero cuando ya vienes de un montón de horas de viaje y ya no sabes ni a qué hora saliste de tu anterior destino, este último tramo te pone al límite de resistencia. Porque para los que estéis imaginando un plácido viaje en piragua a través de los maravillosos manglares del delta, os tengo que decir que nada más lejos de la realidad. Yo bien creí que la piragua se iba a pique en cualquier momento, porque en ella viajábamos, además de medio poblado local, cuatro turistas, docenas de gallinas, y varias cabras con cuernos afilados que se iban clavando en las piernas durante todo el viaje. Hubo momentos críticos, os lo garantizo, en que yo creía que no llegábamos a la isla.

Pero llegamos, vaya si llegamos. Nosotros sabíamos que había al menos un hotel donde podíamos dormir y según llegamos con nuestras mochilas al hombro y las caras desencajadas de cansancio fuimos a la recepción a preguntar cuánto nos costaba la noche. Imaginábamos que el hotel sería caro, pero habíamos decidido que al menos podíamos darnos un capricho, sobre todo después del sufrimiento del trayecto. Así que habíamos previsto aumentar el presupuesto para las noches que pasáramos en aquella isla. Pero cuándo nos dijeron el precio del hotel las caras se nos quedaron tan congeladas que hasta los recepcionistas debieron darse cuentan de la impresión que llevamos. Dicidimos que de ninguna manera estábamos dispuestos a pagar esa cifra por un hotel, así que tomamos las mochilas y nos fuimos.

Y aquí llegó el problema: de la isla no puedes marchar hasta que no regrese una piragua a buscarte y eso en  África puede ocurrir mañana o dentro de una semana.  Y no intentes que alguien te de una fecha o una hora, es absolutamente imposible, porque en África no hay relojes, es la propia vida la que marca el devenir de las horas. Por otra parte aunque consiguiéramos volver en piragua hasta tierra firme, nos quedarían otras tantas horas en coche para regresar a la civilización, todo ello suponiendo que lográramos encontrar un coche que nos quisiera llevar de regreso.  Ante esta situación solo nos quedaban dos alternativas: dormir debajo de una palmera o pagar lo que fuera por dormir en una cama. Optamos por lo segundo.

Rápidamente nos dimos cuenta de que en la Isla de Dionewar no había nada más que aquel hotel, y cuando digo nada más, es nada más. Estábamos aislados, en una isla en medio del delta de un río, sin posibilidad de marchar y en la que sólo había un hotel donde dormir, eso sí, de lujo. Así que no nos quedó más remedio que tirar de tarjeta de crédito, aunque intentando sacarle el máximo rendimiento posible a aquella experiencia.

Lo cierto es que no todos los días uno tiene una isla entera a su disposición y aquello, una vez pagado había que disfrutarlo. En el hotel estábamos unas 10 personas alojadas, más el personal de mantenimiento que vivía en un pequeño poblado al otro lado de la isla, y eso era todo lo que había.

El hotel era francamente bonito, pero en mi opinión el precio que pagamos, en relación calidad precio, era excesivo. Aunque era espectacular en cuanto a estética, su mantenimiento estaba un poco abandonado, quejas que te puedes permitir cuando estás pagando tanto dinero por dormir una noche.

Lo cierto es que allí pasamos los siguientes tres días hasta que nos recuperamos por completo, relajándonos, bañándonos, leyendo y caminando por la isla cual Robinson Crusoe, disfrutando de los espectaculares paisajes que África ofrece.

Próximamente podréis ver el video de la isla de Dionewar. Mientras tanto algunas fotos más.

 


El Delta del Sine Saloum o qué se siente al tener una isla entera para uno….

Aún tengo una deuda pendiente con un lugar de Senegal del que no he os he hablado en este zoco loco. Se trata del Delta de Sine Saloum, un delta fluvial que se encuentra en la desembocadura del río Saloum, desde donde fluye hacia el Océano Atlántico Norte. El delta cubre 180.000 hectáreas y se extiende 72,5 kilómetros a lo largo de la costa y 35 kilómetros hacia el interior.

Gran parte de este delta ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pues en él se pueden encontrar más 250 especies de aves, pelícanos, tortugas, delfines, en resumen una fauna impresionante en un entorno natural no menos majestuoso.

El delta está formado por una red de canales de agua entre los que se esconden más de 200 islas o islotes, muchas de las cuales están deshabitadas o albergan hoteles de lujo para turistas que quieren estar en el más absoluto aislamiento y relax.

Nosotros estuvimos en una de ellas, la isla de Dionewar, donde sólo hay un hotel, en el sentido más literal de la palabra.

 ¿Alguna vez has estado en una isla desierta sólo para ti de la que no puedes salir más que los días en que llega una piragua?. Pues exactamente esta fue la experiencia que vivimos en la Isla Dionewar.

Aquí os dejo un adelanto fotográfico y próximamente espero subir un video. Sí, sí, ya se que estos post son de los que dan envidia, pero si os contara todo lo que hay que pasar para llegar allí…..

 


El rio Senegal a su paso por Saint Louis (Videoflash)

Estaba justamente ahora releyendo la entrada que escribí hace varios meses sobre la increible ciudad de Saint Louis, en Senegal y pensando cuál podría ser el siguiente videoflash para continuar con la sección que acabo de iniciar sobre videos cortos.

Finalmente me he decantado por este videoflash que dura apenas tres minutos y en el que podréis comprender la razón por la que a Saint Louis se la conoce como la Venecia africana.

Os animo a que, antes de ver el video, volváis a leer la entrada sobre esta maravillosa ciudad del norte de Senegal, que más que ciudad es una isla rodeada por el río Senegal y el Océano Atlántico. Justamente el video tiene lugar cuando, tras realizar un recorrido por la isla, decidimos hacer una parada en uno de los numeroso hoteles y tomar un café contemplando el rio Senegal.

Como podéis ver Saint Louis es, sin lugar a dudas, sinónimo de paz y tranquilidad.


Esto sí es innovación…

¿Qué os parece esta nueva iniciativa para cruzar el rio Sena, en París?.  Se trata de un original e innovador proyecto de la agencia de arquitectura AZC que ha presentado esta idea en un concurso para diseñar un puente que cruce el río de la capital francesa. El puente está formado por tres anillos gigantes, (30 metros cada uno), y en la parte central de los anillos hay una cama elástica que se estira para permitir saltar mientras cruzamos el puente. Vamos, como para ir con falda y tacones a trabajar…

 


Ganges, el rio de la vida y la muerte….

Hay dos cosas en la India que a mí me impresionaron sobremanera: una es el Taj Mahal, del que ya os hablé en un post anterior, y la otra es el río Ganges, rio sagrado de los hindús. Pero muchos os preguntaréis qué puede tener un río que llegue a impresionar de tal manera. Pues bien, lo único que os puedo decir es que quizá después de leer este post me entenderéis, aunque también debo advertiros que el contenido del mismo puede herir vuestra sensibilidad.

Y sin más, vamos con el relato:

Seguir leyendo…