web analytics

Vivir no es sólo Existir……

Justamente ayer estaba pensando en mis próximas vacaciones de verano intentando decidir cuál podría ser mi destino turístico. Así que me lancé al mundo de internet, en el que supuestamente todo se encuentra, tratando de localizar blogs o paginas interesantes de viajes, a la búsqueda y captura de esa opinión que encienda mi ilusión y que me anime a tomar la decisión de compra. La búsqueda, aunque interesante, ha sido infructuosa, pero me ha servido para sacar determinadas conclusiones que comparto con vosotros en este Zoco loco.

Que nos gusta viajar es algo innegable a la vista del inmenso número de blogs y páginas que tienen justamente por temática los viajes. Pero lo que yo no sabía es que detrás de muchos de ellos hay hombres y mujeres que hacen de los viajes su forma de vida. Me ha sorprendido especialmente ver la cantidad de personas que se lanzan a la aventura vital, por ejemplo, de dar una vuelta al mundo, de viajar durante meses o incluso años, personas que con trabajos fijos deciden una mañana levantarse, dar un giro a su vida, coger la mochila y comenzar una nueva existencia, lanzándose a la aventura de viajar por el mundo. Sorprendente sin duda.

Entonces comencé a pensar cuáles podrían ser las principales razones por las que estas personas toman esta, no poco drástica, decisión. Y he llegado a la conclusión de que hay dos motivos fundamentales que nos pueden llevar a dar este salto en el vacío: por una parte la desgracia y por otra el aburrimiento vital. La primera no necesita mayor presentación, se trata de personas que debido a una desgracia en la vida se cuestionan todo lo vivido hasta entonces y deciden dar un cambio radical, siendo el dolor en este caso el impulso necesario para hacerlo.

La otra razón es la que me parece más preocupante y sobre todo mucho más frecuente, el aburrimiento vital, yo diría que una verdadera enfermedad de nuestro siglo. Se trata de levantarse de la cama y darse cuenta de que uno no tiene ninguna ilusión ni a corto, ni a medio ni a largo plazo para encontrar un sentido a la vida.

Es entonces cuando la persona se cuestiona si realmente está en el lugar en el que quiere estar, hace lo que quiere hacer, está con quién quiere estar, y en definitiva se pregunta si el grado de satisfacción general con su vida es, al menos, aceptable. Lo preocupante, y bastante frecuente, se produce cuando la respuesta a esta pregunta es un NO rotundo.

En ese momento la persona hace balance de lo vivido hasta la fecha y descubre angustiosamente que no ha hecho nada de lo que verdaderamente le hubiese gustado hacer, que no ha cumplido con ninguno de sus sueños y lo que es peor, que hace tiempo que ha dejado de soñar.

Dicen que el hombre muere no cuando el corazón deja de latir, sino cuando late sin sentido y debe ser cierto, porque cada vez son más las personas que descubren con asombro en algún momento de su vida que su corazón no late con ilusión.

Aunque bien mirado, suerte tienen los que se dan cuenta, pues este es el principio de la solución. A mí me parece mucho más entristecedor aquellas otras personas que van tirando de sus vidas, cual saco de patatas, quejándose del peso tan grande que cargan, sin ni siquiera darse cuenta que lo que hay dentro del saco es simplemente su vida vacía. Entonces van al médico, les diagnostica una simple depresión, se toman pastillas durante meses incluso años, y siguen cargando con el mismo saco. Esto sí que me resulta triste.

Desde este Zoco loco quiero animar a todas esas personas que sufren de estos males a dar el salto en el vacío necesario para cambiar, porque la felicidad no es solo un derecho sino además una obligación.

Porque para vivir una vida que valga la pena, no basta flotar a la deriva. Quien no se empeña en descubrir quién es y en decidir a dónde va; quien no fija el timón y empuña los remos de su libertad para seguir su camino, acaba viendo como el flujo de su vida le arrastra… justamente a donde no quería llegar.

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.

Descansar, es empezar a morir

Entradas Relacionadas:

  • No hay Entradas Relacionadas
Categorias: Reflexiones

Escribe un comentario